Todas sus manos se unieron. El reto era levantar una pequeña torre con materiales muy ligeros. Se dieron cuenta de que aquel desafío era posible si todos se implicaban de forma solidaria. Unos dicen que “muchas manos en la masa mal amasan”. Otros sostienen que “la unión hace la fuerza” para así demostrar la gran importancia del trabajo en equipo. En estos tiempos de un individualismo creciente, ahora más que nunca es necesario reivindicar el espíritu de unión y la importancia del trabajo colectivo para el bien común. José Ortega y Gasset dijo: “Sólo se aguanta una civilización si muchos aportan su colaboración al esfuerzo. Si todos prefieren gozar el fruto, la civilización se hunde”. Unidos solidariamente: así es como avanzan las sociedades.