Imagina que cada hecho positivo que te ocurre cada día es un color. Detente un segundo, mezcla todos los pigmentos, acumula tus sensaciones. Mejor que empezar la noche con un día dibujado en blanco y negro es llegar a ella con un arco iris en tu maleta.