Dos jóvenes se abrazan en uno de los miradores más espectaculares de Segovia. Entiendo que al contemplar tan maravilloso paisaje, un buen abrazo es la mejor manera de certificar la belleza observada. Las calles de Segovia, en primavera, invitan a la fraternidad y, por qué no decirlo, también al amor.