El invierno se ha apoderado de los jardines del Real Sitio. Siento la lucha silenciosa de los árboles del camino que parecen enfrentarse unos contra otros con las únicas armas de sus ramas despobladas. Un escenario perfecto para los románticos del siglo XIX, ¿verdad?