En una calle del centro se respira una atmósfera mágica: una muñeca de madera cobra vida, solo unos hilos la mueven. Hay pocas cosas más bellas que ver la fascinación en el rostro de los niños. Segovia, una vez más, cautivada por el Festival Internacional de Teatro de Títeres.