Paseaban por las callejuelas de Segovia compartiendo sus pensamientos. Hablaban de cuentos y de historias, y se preguntaban en qué consistía la verdad. Al final solo quedaron dos sombras.