Impresionan los campos de Castilla bajo los colores arrebatados de la primavera, tan vivos al caer la tarde. El azul añil se apodera del cielo y los tonos ocres se extienden por la tierra de mis ancestros. Mientras la tormenta anuncia su llegada, me siento al borde del camino: soy un hombre afortunado.