Segovia es una ciudad paseable. Todo está a tiro de piedra y si te lo propones puedes pasar de una zona urbana a un entorno natural de extraordinaria belleza en tan solo unos minutos. Esto es una ventaja que otros centros urbanos desearían tener.