Ella es la alumna Chiara Bonfatti, que acaba de graduarse en Derecho por IE University. En el acto de graduación, esta joven belga habló en nombre de todos los estudiantes de la clase de 2015. Ante un millar de personas en el Aula Magna, Chiara recordó la frase de Aristóteles: “Las raíces de la educación son amargas, pero el fruto es dulce”. Hacía así alusión a las dificultades y barreras que los alumnos encuentran en su carrera, pero que al final obtienen su recompensa. Esa fotografía es la viva imagen del triunfo.