Aquella bailarina de la calle se contorsionaba para llamar la atención de los transeúntes. En nuestra vida diaria hay individuos que se enroscan artificialmente para hacerse visibles. Si no formas parte de ningún espectáculo, huye del histrionismo: la mejor manera de que se fijen en ti es ser uno mismo con naturalidad.