Muchas veces aquello que se te anuncia luego no se cumple. Donde no eres bienvenido, no esperes en la entrada. Cuando alguien te cierra una puerta, hay otro que te abre su casa.