Vale la pena esperar cuando la recompensa es un viaje en cohete por el espacio sideral. Cuando el premio suena bonito, hacer cola no tiene que suponer ningún quebranto. Pero también hay personas que esperan y desesperan, no tienen paciencia. Todo llega en esta vida, hasta las cosas buenas.