Dicen que el granito es una piedra dura. Hay personas con corazones hechos en piedra y cabezas fabricadas de granito. Todos los conocemos: son individuos oscuros, opacos, impasibles a las alegrías o las penas. Con esa impermeabilidad, estos sujetos deambulan por la vida como autómatas. Sigo pensado que esa dureza de corazón no es buena para el ser humano. En ocasiones, se hace necesario dejarse llevar y sentir; porque manifestar nuestros sentimientos no es un síntoma de debilidad sino de fortaleza. El granito es un buen material para bolas decorativas o para construir un Acueducto, no tanto para el alma de los hombres.