En mi universidad son frecuentes las visitas de personas de todo el mundo. No puedo dar una cifra concreta, pero seguro que en los últimos años he conocido a gente de todos los continentes; vienen a estudiar, a realizar algún curso o a conocer simplemente la universidad, ubicada en un edificio declarado monumento nacional. Para una ciudad como Segovia, la visita de foráneos no es novedad: es una ciudad abierta al mundo, multicultural, creativa e innovadora. Por eso, los alumnos de IE University que estudian en el campus de Segovia, entre los que se cuentan más de ochenta nacionalidades, aprecian profundamente esta ciudad, siempre abierta al extranjero y a la diversidad. No es casualidad, por tanto, que los romanos construyeran aquí su acueducto. Eligieron un buen sitio.