Es difícil no quedarse cautivado por el reflejo del Acueducto sobre la entrada acristalada de un aparcamiento y sacar el móvil o cámara para atrapar el momento. La luz cambiante hace que no se quede estático sobre el cristal. Que gran paradoja para un monumento que lleva sin moverse un centímetro más de dos mil años…