Camino de casa hay un árbol solitario que me sobrecoge; me produce desasosiego los días de invierno cuando la tarde se enrojece. Este árbol es el verso de un poema tristísimo; su figura, la mano tenebrosa que se aferra a las nubes y nos atrae la noche.