Serpentea la carretera cuando se llega al barrio de San Marcos, uno de los lugares más hermosos extramuros de Segovia. Parece mentira que un enclave de la ciudad como este, rodeado de huertas, con tan pocas casas y calles, atesore tanta belleza y tanta historia. Aquí está la iglesia de la Veracruz, la pradera de San Marcos, con su magnífica vista del Alcázar, la ribera del Eresma o el santuario de la Virgen de la Fuencisla. No es de extrañar que en este barrio naciera uno de los mejores fotógrafos de España, José María Heredero, que reflejó como nadie la formidable hermosura de Castilla.