Paso por aquí muchos días. Ayer, viendo este camino, pensé en el otoño y sus colores. Los cielos parecen más revueltos, se acortan las tardes, las mañanas son frescas y los colores ocres y rojizos se instalan en los caminos. Es una invitación a la melancolía, pero lejos de debilitar el ánimo, el otoño me da vida.