En la periferia de Segovia, a tan solo unos minutos del centro urbano, hay paisajes fabulosos por los que adentrarse antes de que acabe el día. Abandona la ciudad, camina sin prisas, contempla los edificios desde la distancia, disfruta del aire (tan puro aquí), olvídate de la rutina que tanto agota… En las afueras de la ciudad, te aseguro, hay mucha energía para tu alma.