Cuántos amantes habrá visto bajo sus ramas. Si los árboles pudieran hablar… Pasa el tiempo y ese árbol del Paseo isabelino del Salón sigue dando sombra y cobijo a los enamorados. Cuántas historias de amor y desamor nos podría contar.