Pocos saben que en la Alameda del Parral existen las ruinas de un viejo convento. Entre esas piedras cargadas de siglos nos solíamos esconder de niños imaginando aventuras caballerescas: matar dragones, luchar contra gigantes. Cada vez que paso por ese lugar un poco de infancia vuelve a arder dentro de mí.