Una fugaz silueta se cruza ante la cámara. Los peldaños parecen retorcerse, se desenfoca la figura, desaparecen los colores y la imagen se evapora. El sensor de la cámara nunca miente.