Me gustan las tradiciones de mi ciudad. Si estás en Segovia el día de Navidad tienes una cita obligada en la Carrera del Pavo, una competición ciclista que se desarrolla desde hace casi 80 años. La peculiaridad de la prueba es que solo se puede participar con bicicletas sin cadena. Los corredores tienen bajar por una vía de gran pendiente para coger velocidad y obtener el suficiente impulso para seguir el recorrido por la Calle Real, una de las principales calles de Segovia. El ganador de la prueba, que recibe un pavo como trofeo, es aquel que es capaz de recorrer la mayor distancia posible sin poner los pies el suelo.