Me impresionan las ramas desnudas de este árbol viejo donde se posan pájaros cansados. Podría ser una analogía de nuestro mundo actual: Todos vivimos colgados de una gran red, cerca unos de otros; a simple vista, ella nos sostiene y nos interrelaciona como nunca. Qué gran paradoja, esa gran red, esa maraña de conexiones que llamamos Internet, nos está aislando cada vez más: no somos conscientes.