Qué gran error pensar que la nueva generación de jóvenes está instalada en el conformismo y la indiferencia. Todo lo contrario: nunca como hasta ahora los universitarios habían exigido tanto protagonismo en la sociedad. Si el futuro de los países reside en su juventud, lo más inteligente es apoyar su desarrollo y atender sus inquietudes. El ex-secretario general de la ONU Kofi Annan dijo: “Una sociedad que aísla a sus jóvenes, corta sus amarras: está condenada a desangrarse”. Que no les pongan fronteras, que no se limite su avance, que no se les ignore; el pueblo que cuida a su juventud se asegura una sociedad en continuo progreso.