Qué fácil es la vida si nos rodeamos de buenas ideas y las ponemos en práctica. Ahora mismo, en estos tiempos de turbulencias y de medianía, las buenas ideas se cotizan al alza: son la moneda de los talentosos. Esta fotografía está tomada durante una de las sesiones del programa de verano sobre emprendimiento social en IE University. En él participaron treinta y dos alumnos de diecisiete países con edades entre los 15 y 18 años. Ellos han aprendido que el emprendimiento puede dar respuesta a necesidades sociales y que las ideas innovadoras pueden transformarse en oportunidades reales que mejoren nuestro mundo. Ante la mediocridad: buenas ideas para ponerlas en práctica.