La luz de las farolas que hay junto al Acueducto es suficiente para que este no pierda su majestuosidad. Un paseo nocturno por este entorno es inolvidable, sobre todo si se realiza en una madrugada silenciosa. Aquí la noche está siempre viva.