Todo aquel que visita por primera vez Segovia retiene en su memoria la profunda impresión que le causó la imagen imponente del Acueducto. La visión de cerca de esta fabulosa obra de ingeniería romana, construida para llevar hasta Segovia el agua de la Sierra, es una experiencia que se le quedará grabada para siempre. En la plaza del Azoguejo (la zona peatonal más concurrida), el Acueducto presenta su máxima altura, unos 28,10 metros. Para la construcción de este monumento de 167 arcos se utilizaron 20.400 sillares de granito. Y aquí siguen, aguantado el paso de los siglos…