Si no tienes claro cuál es el plan que quieres seguir, es mejor que te detengas a revisar tu guía. Más vale gastar un poco el tiempo para no perderlo más. Las metas claras se alcanzan por caminos despejados.