Hay momentos del día en que la Calle Real de Segovia se encuentra atascada por gente de toda índole, desde lugareños hasta turistas de lugares remotos. Hay otros momentos más escondidos en el tiempo en que se puede vivir la ciudad en soledad. Segovia desnuda de gente también es hermosa.