Si las circunstancias son propicias, cualquier momento del día es bueno para dar una cabezadita y navegar por eso que llaman paz interior. Una zona de relajación en pleno centro comercial es una tentación ciertamente irresistible.