Desde cualquier punto de la ciudad, la catedral de Segovia se muestra fabulosa. Es una de las últimas catedrales góticas que se construyeron en España, levantada en pleno siglo XVI, cuando en Europa ya triunfaba la arquitectura renacentista. Sobre este tipo de construcciones, el poeta alemán Heinrich Heine, considerado el último de los poetas románticos del XIX, escribió: “Un amigo me preguntaba por qué no construíamos ahora catedrales como las góticas famosas, y le dije: los hombres de aquellos tiempos tenían convicciones; nosotros, los modernos, no tenemos más que opiniones, y para elevar una catedral gótica se necesita algo más que una opinión”.