Desde el interior de aquel café, tengo la sensación de que la vida pasa lentamente. No para de llover y los transeúntes se cuentan con cuentagotas. Con la lluvia afuera y el café dentro, uno se siente cómodo y seguro.