Todo el mundo está de acuerdo: cuando te enfrentas a una calle empinada en Segovia es mucho mejor que te pille de bajada. En el caso de que te toque subir, no hay que lamentarse. Hasta las pendientes más pronunciadas se conquistan con una facultad poderosa que todos poseemos: la voluntad.