El agua, siempre cambiante, se amolda a todo lo que la contiene. Pero el agua no tiene memoria: las huellas duran tan solo unos segundos. Piénsalo, es más difícil cambiar una sólida roca, si logras dejar tu rastro en ella, tu huella permanecerá por mucho tiempo.