Las sillas del exterior de la cafetería aparecieron llenas de carámbanos. Había nevado y el agua se había congelado por el efecto de una intensa helada. Aquello me recordó una frase de Gabriel García Márquez: “Si yo tuviera un corazón, escribiría mi odio sobre el hielo, y esperaría a que saliera el sol”.