Unas bailarinas nos cautivan con su extraordinaria coordinación, elegancia y sentido del ritmo. Admiro a las personas que, lejos de someterse a la poderosa tentación del individualismo, saben subordinarse al bien común y a los beneficios del trabajo en equipo. A veces, no podemos ser los mejores por nosotros mismos, pero en compañía de otros logramos conseguir las metas que más anhelamos. La Madre Teresa de Calcuta dijo “Yo hago lo que usted no puede, y usted hace lo que yo no puedo. Juntos podemos hacer grandes cosas”. Admirable el compromiso de varios para alcanzar grandes empresas.