Os presento a mi vecina, la que vuela más alto: una cigüeña. Tiene su nido en el campanario del antiguo convento de Santa Cruz la Real, sede hoy de IE University. Me gusta ver desde la ventana de mi oficina cómo planea silenciosa sobre la muralla de Segovia. Ella regresó junto a su pareja desde África en enero para criar. La vimos unos días antes de San Blas, con lo que este año se adelantó al refrán. Muchas mañanas, cuando llego a la universidad y está nevando o llueve fuertemente y hace un frío helador, no dejo de mirar su nido y maravillarme ante estas majestuosas aves migratorias. Ellas forman parte de nuestro paisaje: se calcula que en España hay más de treinta mil parejas. Una de ellas vive sobre mi cabeza.