Conozco pocas cosas tan delicadas como los finos pétalos de las amapolas. Un manto rojo se extiende por la llanura: miles y miles de pétalos danzando al ritmo que marca el viento. Mirar el armonioso movimiento de las amapolas es un magnífico ejercicio para apaciguar el ánimo.