Una gran nevada descargó de madrugada sobre Segovia. Por fin la ciudad apareció cubierta de un manto blanco. Nunca me cansaré de ver a mi ciudad pintada de nieve, es algo que me cautiva. Lo dijo el gran poeta japonés Matsuo Basho: ¡Vamos a contemplar la nieve hasta caer de cansancio!