Una misma escena puede ser fotografiada desde diferentes perspectivas. A veces la foto más evidente no es la más estimulante, y conviene repensar la toma para ofrecer otro punto de vista. En este caso, lo que más me llamó la atención fue esta fotógrafa, que manejaba una cámara analógica con una gran soltura. Tengo la sensación de que aquí acabé fastidiando el encuadre de su fotografía: desde la perspectiva de ella, entre estos dos alumnos graduados, casi seguro tengo que aparecer yo con mi cámara.