Los hay osados a los que no les importa que el suelo esté peligrosamente resbaladizo por el hielo para salir a dar una vuelta con la bicicleta. A veces, como hace este joven, es mejor echar el pie a tierra y seguir caminando. Segovia es muy atractiva para aquel que quiera pasear, salir a correr o hacer un poco de ciclismo, cualquiera que sea el tiempo, por muy adverso que se sea. El aire es tan puro en invierno…