Un ciclista arropado por las cámaras y micrófonos de la prensa. Hay que recoger rápidamente sus declaraciones para trasladarlas al gran público. Las nuevas tecnologías han incrementado la demanda y el consumo de información por parte de los ciudadanos. En estos tiempos que corren, con un volumen excesivo de información circulando por múltiples canales, el trabajo del periodista es ahora si cabe más importante. En los inicios del siglo XXI disponemos de más saber que nunca, pero en muchas ocasiones no podemos entenderlo. Ahí es donde entran los periodistas, que deben de ser transmisores de una información plural, veraz, crítica y contrastada. Una sociedad democrática es aquella en la que sus ciudadanos están bien informados.