Una pinza para la ropa no tiene más misterio que la combinación de dos piezas idénticas de madera y un resorte sencillo. Aquí tenemos una fila de ellas, colocadas una detrás de otra, que a simple vista todas parecen iguales. Sin embargo, cada una de ellas ha adquirido características propias dependiendo de su mayor o menor exposición al sol, a la humedad y a otros agentes. De igual manera, desde lejos todos podríamos parecer iguales a un extraño, pero vistos de cerca, todos somos únicos.