Salir de casa temprano y encontrarse un tupido manto rojo: las hojas cayeron lentamente durante toda la noche. El sol, todavía tímido a estas horas, no llega a calentar. Hay que disfrutar del otoño, no hay excusas. Voy a dar un paseo por la ciudad ¿Vienes conmigo?