Mientras se vestían con el traje académico, la toga y el birrete, su cara se iluminaba por momentos. Seguros de sí mismos y de haber completado un buen trabajo, su sonrisa y sus ojos irradiaban felicidad. Aquellos alumnos conversaban relajadamente mientras intercambiaban miradas de complicidad. Momentos antes de iniciar el acto de graduación en Segovia, profesores y nuevos graduados del IE Brown Executive MBA estaban convencidos de que el esfuerzo había merecido la pena.