Hay dichos y proverbios castellanos tan geniales que son para quitarse el sombrero: ¡cuánto saber en tan pocas palabras! Muchos siglos antes de la existencia de twitter, la sabiduría popular ya sabía condensar grandes pensamientos en menos de ciento cuarenta caracteres.