Es frecuente pasar por alto algo que está ocurriendo delante de nosotros. Todo se debe a que vivimos en un mundo cada vez más apresurado, no podemos prestar atención a todo. En ocasiones, miramos hacia un lado cuando lo realmente importante pasa frente a nuestros ojos, como el tránsito fugaz de este ciclista. Por eso, para descubrir lo que parece invisible hay que tener todos los sentidos afilados.