El ruido de la máquina no dejaba que me concentrara en el trabajo. Me asomé a la ventana de mi oficina y comprobé que se trataba de un hombre que estaba limpiando las hojas esparcidas por la entrada a la universidad. El sol proyectaba sobre él una sombra fascinante. Voló mi imaginación: Aquella sombra era la figura de un ser venido del espacio.