Los soportales de la Plaza Mayor de Segovia nunca están vacíos: parejas de enamorados, turistas despistados, ancianos en su paseo diario, niños jugando a la pelota, gente variopinta que se toma algo en los bares…. Son estos soportales de la Plaza donde jugué siendo niño: es una imagen que conservo en ese cajón donde guardo recuerdos y nostalgia.